domingo, 4 de julio de 2010

¡Qué calor!

De Pino en el mar, texto de G. Keselman, Edelvives.

6 comentarios:

  1. No solamente es precioso...es que las zapatillas, son sensacionales!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja qué salao!!! El pobre pingüino tiene que estar achicharrado... ;) Las zapatillas geniales!!!

    ResponderEliminar
  3. son zapatipingüinas, especiales, ortopédicas, todas las tallas.... Gracias por vuestros comenarios!

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Me encanta, lo que daría por un bañito y esas zpatillas :) la mejor idea para una tarde como la que tenemos al suroeste.

    ResponderEliminar
  5. Yo viviría en una bañera de aquí a septiembre... ¡muy lindo!

    ResponderEliminar
  6. Esas zapatillas merecen un libro aparte!

    ResponderEliminar