martes, 30 de marzo de 2010

¡A ver si no me faltan a clase!




























Pues a veces no hay más remedio.... Tremenda costalada me pegué ayer,  menos mal que también tengo un amigo y un gato! 

La ilustración es de La casa de los días, de Sagrario Pinto, Anaya.

6 comentarios:

  1. ¿Algo roto?...¡espero que no! Cuídate Teresa...muchos besos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Afortunadamente no me rompí nada! Pero se me rompió la escalera en la que estaba subida y me caí contra una mesa. Gajes del oficio, estaba colocando libros en lo más alto, ya no caben en ningún sitio...
    Gracias, guapa, besos para ti!

    ResponderEliminar
  3. Me alegro...me reconozco a mi misma, intentando ordenar permanentemente montañas de libros!

    ResponderEliminar
  4. Huy!! Jo, menudo susto te tuviste que dar, Teresa. Espero que te recuperes enseguida. Si, es lo que tiene tener todo lleno de libros, a mi me lo vas a contar que ando igual, jajaja. Besos guapa!! :D

    ResponderEliminar